5
Oct

El huevo y la gallina

Escrito el 5 Octubre 2005 por Julian de Cabo en Telecom

Cuando en estos últimos días vemos cómo se suceden las orfertas para mayores y más baratos anchos de banda, no podemos evitar acordarnos de aquellos tiempos en que los modems a 9.600 baudios nos hacían pensar lo lejos que quedaban nuestros iniciales 2.400 para conectar al BBS de turno.
Consciente de que sueno como el abuelo Cebolleta, aun recuerdo cómo bajé de un BBS de Salamanca el McAfee que nos permitió limpiar del Instituto el dichoso virus “Stoned” que había infectado las aulas de informática. Dos horas de conferencia telefónica a 1.200 para bajar los no mucho más de 300 KB de cada uno de sus módulos (el scan.exe y el clean.exe, ¿recuerdan?). El coste prefiero no calcularlo, aunque, por otra parte, en aquellos días no había modo de obtener un antivirus que no fuera ese.
La historia que les cuento debe corresponder al año 91 del pasado siglo poco más o menos. Es por tanto una historia de cuando no existía Internet, pero los ordenadores comenzaban a conectarse entre sí. Luego llegaron Compuserve (acabo de comprobar, pasmado, que aun existe, incluso como URL), Goya y la Infovía y el panorama cambió.
¿Cambio?.
En aquellos días teníamos sistemas de correo que interoperaban entre sí (mi 70630.2137 de Compuserve valía para Internet añadiendo el “@compuserve.com), formábamos en los BBS comunidades estructuradas donde ganábamos privilegios en función de lo que aportábamos, probábamos programas en regimen shareware, e incluso sabíamos de la existencia de “lugares obscuros” donde obtener software comercial sin pagarle a nadie.
De algún modo, todo lo bueno y lo malo de la red actual estaba allí aunque fuera en embrión. Pero por más ilusionados que estuviéramos los “iluminados” de la época, nunca hubiéramos podido suponer lo que el aumento de ancho de banda y de potencia de cálculo iban a traer en poco más de diez años.
Con tanto anuncio de que “esto” vuelve a crecer exponencialmente, la pregunta es ¿somos capaces de imaginar lo que nos espera para dentro de otros diez?

Comentarios

Rafael Chamorro 8 Octubre 2005 - 19:01

Yo también era usuario de BBS, videotex, Compuserve (mi dirección era 70630.270)desde finales de los ochenta y de Internet desde el año 1994, y creo que desgraciadamente no se ha utilizado las posibilidades de la red ni de lejos. La mayoría de las cosas que se hacen ahora de manera masiva (o al menos un tercio de los hogares en el caso español ahora mismo) ya se hacían entonces. Es decir, se podía a través del videotex conectarte con el banco, comprar billetes de avión o reservar un hotel con Sabre a través de Compuserve, muy pronto se comenzó a pode consultar el periódico vía web. Pero no se ha sabido o podido aprovechar realmente las ventajas de Internet. Quizás a partir de ahora con un mercado masivo se consiga. Aunque desde luego no es lo mismo que una pequeña minoría hiciera aquello a que lo hagan miles de millones de ciudadanos a nivel mundial. Quizás la auténtica revolución haya sido la de los móviles.

Julian de Cabo 11 Octubre 2005 - 10:31

Tal vez pase con la tecnología lo que con el capitalismo según la teoría marxista, y haga falta una cierta “acumulación originaria” (masa crítica en nnuestra jerga) para que explote.
Tal vez en los móviles se produjera antes por ser sue ventajas más obvias para el común de la población. Al menos, tuvieron el acierto de convertir en personal un servicio que antes era del edificio. Creo que no es tanto la movilidad como la capacidad de llamar a “alguien” en vez de “a algún sitio” lo que ha provocado el éxito del movil en el fondo.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar