21
Sep

De espectadores a actores: Más lecciones desde el “mundo libre”

Escrito el 21 Septiembre 2005 por Salvador Aragón Álvarez en Uncategorized

En anteriores aportaciones a esta bitácora tanto Ricardo Perez (post) como Julián de Cabo (post) han destapado la botella de espumoso que supone el modelo de open source para el desarrollo de software y contenidos. En ambos casos se ha destacado el papel de las comunidades en su desarrollo. Abundando en esta línea, este post está dedicado al patrón de comportamientos individuales que hacen posible estos fenómenos colectivos. Un patrón que se ha desplazado del modelo de consumo al modelo de producción, o de forma más metafórica, de un modelo de espectador a un modelo de actor.

El primer modelo de comportamiento presente en el “homo convergens” ha sido el de mero consumidor. Bajo una distribución de tipo broadcast, todos nosotros hemos consumido libros, películas o discos actuando como meros receptores de las propuestas que la industria de media nos realizaba. Este modelo que surgió con la Galaxia Gutenberg sigue siendo todavía el predominante hoy en día.

La Encuesta de Empleo del Tiempo 2002-2003 (nota de prensa) elaborada por el INE ilustra el peso de este modelo de consumo en la sociedad española. Un 91% de los españoles ven la televisión durante una media de casi 3 horas diarias. Un tercio de los españoles escucha de un modo u otro la radio durante una hora y 41 minutos. Finalmente, el 26% que lee dedica a esta actividad un promedio de una hora diaria. Unos datos que ilustran hasta que punto somos meros espectadores durante buena parte de nuestra vida.

El segundo modelo identificado es el modelo de interacción donde el usuario es capaz de participar de forma activa y continuada en la selección de contenidos o prestación se servicios ofrecidos por los media. El principal exponente de este patrón se encuentra en la navegación por Internet, una actividad a las que tan sólo un tercio de los españoles dedican una media de 50 minutos diarios según datos de Nielsen (datos).

Y finalmente aparece un último modelo, el modelo de producción. Un modelo en el que es el propio usuario quien desarrolla sus propios contenidos y servicios. El ejemplo de Star Wars Revelations apuntado por Julián de Cabo es muy significativo en este sentido. Pero no podemos olvidar su relevancia en la producción de otros contenidos que van desde los blogs hasta los juegos en red. Y es que finalmente el espectador comienza a convertirse en actor, cambiando además tanto el guión como el escenario.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar