20
Jul

Tarifas planas en 3G. El futuro ya no es lo que era.

Escrito el 20 Julio 2005 por Julian de Cabo en UMTS

Cuando era más joven, y aún más imprudente, dije en alguna ocasión que toda tecnología que no triunfa en seis meses es una tecnología muerta. Me refería, huelga la aclaración, a las tecnologías de la información que aparecen tras la explosión de los 90, y muy especialmente, a las propuestas lanzadas al mercado con posterioridad a la popularización de Internet.

De entre todos los ejemplos que se me ocurren, hay uno que resulta particularmente doloroso para los que hemos vivido esta industria, que es la tercera generación de telefonía móvil. Más conocida como “la 3G”, o por la sigla de la tecnología que iba a darle vida en Europa: UMTS.

La teoría generalmente aceptada suponía que tras el éxito de la generación analógica (1G) y la velocísima expansión de la primera generación digital (2G en el cómputo global, representada en Europa por el GSM), lo de la 3G iba a ser la explosión definitiva, con una eclosión de nuevos servicios y prestaciones que consolidarían a la telefonía móvil como el modo de comunicación preferido por los usuarios más sofisticados. Desde esa previsión de éxito a la adjudicación de licencias en cantidades millonarias hubo sólo un paso, que se cubrió muy rápido.

Pero unos años después de todos aquellos fuegos artificiales, seguimos sin tener noticias de la 3G, y las pocas que llegan distan de ser buenas.

Tal vez la última referencia llamativa en Prensa es la aparición de las primeras “Tarifas Planas” para 3G, que ya venían anticipadas por los últimos anuncios de las operadoras con relación a esta tecnología, que daban el protagonismo a tarjetas de datos para PC en lugar de a terminales telefónicos multimedia.

Así las cosas, de no quebrarse la tendencia que marca el mercado, la 3G empieza a ser para los usuarios, sobre todo servicio de acceso a datos, más que una plataforma de telefonía móvil.

Y puede que el cambio no parezca trascendente, pero las reglas de uno y otro mercado han sido diferentes. Y la más relevante de todas ellas, desde la óptica de negocio, es que el mundo de la voz móvil ha venido caracterizado por un consumo promedio variable y creciente mientras que el de los datos adoptó de manera universal el consumo fijo en formato tarifa plana hace ya unos años. Y ello tiene la parte positiva de que la cuota de abono suele ser más elevada que la de un servicio de facturación variable, pero también el inconveniente de saber de antemano lo máximo que podemos llegar a obtener de cada uno de los clientes.

Conoceremos de antemano ese máximo, a menos -claro está- de que aparezca algún servicio que se pueda cobrar en régimen de consumo variable, y que requiera de la tecnología 3G como base. Pero esa búsqueda ha venido siendo infructuosa desde el inicio. Parece ser que para lo único que los usuarios están demandando UMTS es para acceso a Internet, y que ni siquiera están renovando sus antiguas terminales GSM/GPRS por los nuevos modelos con UMTS.

Visto así, la sensación que le queda a quien contemple el mercado de las comunicaciones como conjunto es que la 3G ha perdido entidad individual para integrarse en un concepto ampliado de banda ancha donde converge y compite con tecnologías más baratas y rápidas … e incluso también inalámbricas como es el caso de ADSL o cable extendido mediante Wifi/Wimax.

Desde luego que todo esto no se ha producido en los seis meses que comentábamos al inicio del artículo, pero tampoco parece que los próximos días vayan a traer de la mano esa “killer application” que nunca llegó y que revitalice la 3G.

Qué consecuencias tenga todo ello en el largo plazo para el segmento movil o el conjunto del mercado de comunicaciones es aún una incógnita. Parece claro que mientras el móvil siga teniendo la estructura de costes que presenta en la actualidad, hay mucho beneficio a extraer del negocio de la voz, incluso cuando termine de madurar y caigan progresivamente los precios. Eso no cambia. Lo que sí cambia son las perspectivas. Tal vez, parafraseando a Paul Valery, el futuro de la 3G ya no es el que era antes.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar