Resultados de Búsqueda

Netflix y el crowdsourcing

Escrito el 28 septiembre 2009 por Ricardo Pérez Garrido en Contenidos / Content, Innovación / Innovation, Internet, New Media / Nuevos Medios

De Netflix ya he hablado en otras ocasiones. Me interesa su modelo de negocio basado en simplificar el proceso de decisión en la selección del cine que quieres ver, y además combinando baja tecnología (te llega el DVD a casa) con lo más rompedor (tienen ya un servicio de video bajo demanda con miles de títulos y muchos más miles de suscriptores, acuerdos con TIVO…). Millones de clientes y números negros, un beneficio neto de 84 millones de dólares, frente a las grandes pérdidas del gigante Blockbuster, que ha perdido el pasado año casi 375 millones de dólares, facturando cuatro veces más… Es un ejemplo fascinante de cómo un modelo de negocio puede romper una industria y producir beneficios espectaculares. Su clave está en el sistema de recomendación de películas. Las películas que recomienda el sistema reciben calificaciones casi un punto superiores a las que la gente elige directamente (en una escala de 5 puntos, es muy significativo). Y quieren mejorar. Son tan listos que han decidido que seguramente no son los que más saben en el mundo de sistemas de recomendación y han pedido ayuda.

La historia es muy conocida: ponen a disposición de todo el que esté interesado datos anónimos de unos cientos de miles de clientes, con sus recomendaciones y gustos, con sus ratings y todo su historial con la empresa. Piden ayuda y ofrecen un premio: un millón de dólares al que consiga mejorar el sistema de recomendación de netflix en un 10%. Pues bien, hace unos días han entregado el premio. Lo fantástico viene en las consecuencias que esto puede traer. Intentaré apuntar algunas de las que me parecen interesantes, aunque seguro que se os ocurren muchas más:

– La primera es que de hecho aumentan la calidad de sus recomendaciones, que está en el centro de su modelo de negocio y que es realmente lo único que les permitirá sobrevivir cuando la transición a video bajo demanda sea una realidad en el mercado.

– La segunda es que han conseguido captar la atención de muchos equipos de investigadores, que estarán encantados de trabajar en el siguiente reto que la empresa les ponga. Recordemos que los primeros ganaron por unos minutos solamente y por unas décimas solamente.

– La tercera es la publicidad gratuita que les ha generado, apareciendo en cientos de medios, fantástico para los clientes y posibles nuevos empleadoes.

– La última es un mensaje claro a los mercados: quieren seguir siendo los mejores. Y recordemos que este reto lo lanzan en un momento de crisis para la industria, y de beneficios y crecimiento para ellos… espectacular.

Lecciones para los demás mortales: si uno plantea retos claros, bien definidos, con un incentivo específico… sí se puede lograr que esto del “crowdsourcing” que muchos cuentan sea una realidad, y no un hecho aislado, una historia para repetir en conferencias.

¿Sabríamos proponer un reto de este tipo para ayudar a nuestras empresas?

These days one can barely hear or read news about anything else but the iPhone. Well, maybe that is not completely true, but the effect of their announcement has been huge. What has gone almost without notice has been the iTV, which tries to take digital entertainment (basically the iTunes store and its contents) directly to your TV. Apple is not the only one. And I am not talking about all the IPTV providers, but about a company that is profiting from the digital entertainment industry with a proposal that is already old -take a DVD to your home and bring it back when you are done- but that works really well. Yes, Netflix is the one. Or maybe it is Blockbuster, which, instead of disappearing after their shares plummeted since 2004, have recovered and captured more that 2 million online subscribers.

When are we going to have a mass market proposition for online downloads of digital entertainment. iTunes started the game, with Amazon and Wal-Mart (since 2005) following in the last months, the reality is that, as we were discussing in a previous post, Netflix is still the winner thanks to its recommendation service. But now Blockbuster strikes back with a very mundane proposition: you can return the movies in a store near your home. This basically means using your assets to make your customer’s life easier.

This case should teach us something about the process of development of a digital entertainment offer. That something is related to the relevance of the real life of our customers, which are not willing to make a complete shift in their daily life, unless the change gives them more time, to do other stuff. We will all be happy to shop for online entertainment, if you give us a reason to do so. What are your reasons? That is probably a good question for many of the failed projects trying to sell revolutionary ways of consuming entertainment.

BN-BG303_gears__D_20140127113603El WSJ cuenta que Microsoft ha adquirido los derechos en exclusiva para Gears of War, uno de los títulos de más éxito de los últimos años. El trato puede parecer uno más pero seguramente apunta a un inicio oficial de hostilidades para capturar contenido en exclusiva, al estilo de lo que estamos viendo entre Netflix y Amazon. Sí, el contenido es el rey y más en los videojuegos, donde las ventas de tu consola dependen de que haya muchos usuarios, que quieren muchos y buenos juegos. Pero claro, al más puro estilo de la pescadilla que se muerde la cola, los desarrolladores de juegos claramente prefieren apostar por plataformas con muchos jugadores… así que para ser la plataforma con más jugadores te toca asegurarte que tendrás disponibles los mejores juegos. Y si además le haces la pascua a las demás y estos juegos son exclusivos, pues mejor que mejor.

El ejemplo tradicional lo tenemos en Halo, que es el título por el que muchos llevan tiempo comprándose la Xbox. Titulo exclusivo, buena calidad, lanzamientos más o menos frecuentes de nuevo título. Tampoco es que hayan descubierto la pólvora. Nintendo ha dominado el mercado de las consolas móviles durante mucho tiempo gracias a sus juegos -propietarios- de Mario y compañía. Sin embargo ahora el mercado parece que está en un punto interesante. Acaban de salir las nuevas consolas y la competición para quedarse con el título de campeón de esta generación solo acaba de empezar. En esta fase de la industria se trata de lograr  vender rápido el mayor número de consolas, para atraer no solo a nuevos usuarios (efecto “esta es la que hay que comprar”) sino también la atención de los desarrolladores de juegos (efecto “ahí está la pasta, la otra vendrá después”). Así que toca subvencionar de alguna manera la entrada o conseguir que exista una razón clara para comprarse una consola específica. La cosa está complicada, con los PC volviendo a ser una opción gracias a cosas como Steam, y nuevos entrantes en el mundo de los cacharros como la propia Steam (que anuncia sus máquinas aunque no están en el mercado todavía).

El movimiento de Microsoft se enmarca entonces en seguir buscando rentabilidad a su plataforma postulándola como la ganadora de esta generación. Sería una oportunidad para buscar entrar en las vidas de más usuarios y una fuerza más para traer cosas nuevas a sus usuarios. Incluso un móvil suyo que le guste de verdad a las masas. Quién sabe…

house of cardsEstaba hablando la semana pasada sobre House of Cards con un amigo que trabaja en el sector y pensando en la definición de “serie de televisión” a la que estamos acostumbrados. Lo de siempre: que interesante, como cambia las reglas del sector, que si la gente de Netflix se están pasando con el cambio de modelo de negocio, que cómo está el mercado que sube pero que no tanto, que si los ingresos online están bien pero no crecen tanto, que si los de la prensa están mucho peor, que hay que evitar estar como ellos…

Lo cierto es que el que una empresa de alquiler de películas de cine financie y publique online una serie, que la publique entera el mismo día para sus suscriptores, y que sea capaz de sindicarla en los países en los que no tiene presencia a canales tradicionales… pues como que cambia un poco los esquemas con respecto a la estrategia tradicional. A muchos niveles. No solo en cuanto a la comercialización y estructura de producción. También en cuanto al papel que van a jugar los distintos implicados más tradicionales. ¿Cómo serán de grandes las cadenas? ¿la producción será en empresas independientes o gestionadas por las cadenas? Y claro, quedan los nuevos jugadores ¿qué van a hacer los que vienen de internet? ¿Seguirán produciendo? Y algunos más, como los que hacen las teles -piensa en Samsung- y las empresas que hoy tienen poco que ver con este negocio como los Google o Facebook, que seguramente quieren una parte del pastel.

Y claro, pensando un poco parece que no solo estamos hablando de si las teles ganarán mucho o poco dinero, sino más bien de la forma de consumir contenido, de cómo de grande será el negocio, y de cómo se van a relacionar las marcas con sus clientes. Varios mercados en juego: contenidos, publicidad, cacharros. Con sus peculiaridades nacionales relacionadas con los diferentes grados de adopción de tecnología, pero con características comunes en un mercado cultural muy globalizado.

Así que si uno está en el sector o relacionado con él y quiere pensar en qué cosas hay que esperar como indicadores de cambio yo pensaría en las siguientes:

– A nivel de tecnología hay dos tendencias separadas que analizar. La primera en cuanto a ancho de banda, que ya se queda obsoleta para las líneas fijas, pero no para móviles, que podrán recibir en tiempo real una peli o serie en alta calidad (ya, ya, parece que ya se puede, pero los precios y la calidad no es para todos…). Así que en este punto nos ponemos un escenario de tres años. Queda uno más de tecnología. Que son las teles. 3d, 4k… mucha tecnología que todavía tiene que bajar de precio para que la gente vaya en masa a comprarla. Y sobre todo que tiene que ser adoptada en masa por los que producen el contenido para que merezca la pena meterse. Así que veremos a los productores de la tecnología subvencionando a las teles para que adopten la tecnología, y merezca la pena meterse… y también a los que producen contenidos y así… No mucho impacto por ahora parece. Si impacto para la velocidad en dispositivos móviles/precio de conexión.

– A nivel de las teles actuales. Parece que toca cambiar a modelos digitales que ofrezcan contenidos multiplataforma, más participación, más poder a los que hacen temas digitales, necesidad de buscar modelos de ingresos nuevos. Así que ahí tienes una oportunidad de desarrollar tecnología nueva y vendérsela, o formatos nuevos de programas. Mucha innovación en este área. Sobre todo para mantener la imagen de marca de la tele (la línea editorial de la prensa es lo mismo) para que la gente vaya a ver lo que haces porque en general le gusta. El tiempo real, lo local y lo especializado son buenos para las teles. Habrá cada vez más de esto, y menos enlatado.

– A nivel de producción de contenidos. Si quieres ingresos necesitas buen contenido -ya, muy listo y agudo ha sido el comentario. Para lograrlo incluyes formulas publicitarias dentro del contenido, y material que pueda salir por diferentes canales. Así que te implicas más en la producción. A nivel no solo de diseño sino de ejecución. Más integración entre unidades de producción. Empresas de producción más integradas. Así que si estás montando algo en este sentido, es un buen momento para pensar en integración de canales y ver si alguien te compra por tus historias o tu forma de hacer. Aunque habrá mucha competencia y los grandes se meterán también en proyectos de menor calado. Por eso decía Enrique el otro día

– A nivel de nuevos jugadores. Los que hacen contenido específico y exclusivo serán más. Y jugarán más agresivo. Si te vas a una plataforma porque tienen las mejores series, pues habrá más peleas por tener series como esas. Si HBO quiere cobrar un dineral por sus series y no es rentable para el modelo de Netflix. Pues Netflix se fabrica sus contenidos. Así que quedarán algunos grandes con músculo financiero para buscar alta calidad- alto coste- alto riesgo. Un grupo intermedio de distribuidores con capacidad para agregar + contenido específico. Y saldrán muchos que ahora están en el medio. Las Telcos, que ahora venden porque tienen fútbol, pues igual se lo tienen que replantear si el fútbol va por libre o se lo compra alguien más. El fútbol es tiempo real (no es tan interesante verlo tres días después verdad… así que al tiempo real lo dejamos aparte. Los agregadores lo tienen fácil, venderán pay-per-view en el corto plazo. Veremos si aguantan a los del all-you-can-eat. La recomendación (bien hecha) tiene todo el futuro del mundo. Tivo acaba de vender su parte de cacharros para centrarse solo en recomendaciones. Justo por eso.

Muchas cosas al mismo tiempo, pero que caracterizan un mercado que está en pleno cambio disruptivo. Un trabajo complicado pero muy interesante el de imaginar cómo será el sector en unos años. Eso si, por favor, que no me diga nadie que esto va a pasar mañana por la mañana. Lo bueno del cambio es que todavía la gente se  está sentando cuatro horas delante de la tele tradicional, así que el sector tiene todavía tiempo para reaccionar. Si, ha perdido a muchos clientes y otros ya nunca lo serán, pero hay tiempo para reaccionar.

Y esto todo se me ocurría mientras pensaba en House of Cards… que todavía no la he visto. Así que ahora va a tocar verla.

¿Quien salva al DVD?

Escrito el 11 julio 2009 por Ricardo Pérez Garrido en Uncategorized

La gente compra menos DVD de películas. Uno puede verlo nada más acercarse a las secciones dedicadas al tema en cualquier comercio. Donde antes había lineales y lineales de títulos, montones de copias de los estrenos, ahora quedan menos de la mitad. En una investigación poco representativa, ayer me pasaba con mi hijo a comprar en una tienda cerca de casa, que apenas un año atrás tenía cuatro veces más espacio dedicado al tema. Al regresar a casa y leer algunas cosas atrasadas, me tropezaba de nuevo con este artículo breve en The Economist, reflexionando sobre la evolución de las ventas en Estados Unidos. La caída por supuesto se debe a cambios de hábitos de consumo, como siempre. En este caso la crisis y el éxito de servicios como Netflix, de los que hemos hablado en otras ocasiones. Incluso el gigante Blockbuster ha cambiado su modelo de negocio para poder sobrevivir a este nuevo gigante de las recomendaciones.

Hablemos un poco de Netflix. Su modelo está preparado para sobrevivir al video bajo demanda: lo que importa no es la disponibilidad de títulos, Netflix ya juega a ese juego, sino ser capaz de ayudar a escoger al cliente. Ya sabes, cuantas más opciones tienes, más complicado seleccionar una. Si te lo dan “medio hecho”, es más facil. De hecho creo que este va a ser uno de los grandes problemas de las distribuidoras: encontrar formas en las que canalizar su catalogo para que sea rentable. Los únicos que lo han podido hacer hasta ahora son iTunes y Netflix, y tímidamente Amazon. Todos son muy buenos ayudando a la gente a descubrir contenidos nuevos que les gustarán.

Mientras la gente siga comprando DVD’s la cosa no estará mal. Cuando lo dejen y se pasen al todo digital, veremos quien ha construido las capacidades para sobrevivir.

Zillion TVLeyendo las noticias del día me llama la atención un nuevo artículo sobre el tema de modelos de consumo de contenidos de calidad (la “nueva televisión”) que aparece en BusinessWeek. Basicamente, con la excusa de una nueva compañía Zillion TV se recorre brevemente la cada vez más amplia oferta de contenidos bajo demanda y de pago que esta invadiendo USA, al tiempo que el consumo de horas de televisión tradicional sigue bajando.

Zillion TV ofrecerá contenidos de 20th Century Fox, NBC Universal, Walt Disney, Sony Pictures, y Warner Brothers, y que además tendrá una set-top-box al estilo de la que ya ofrece Netflix (de la que ya hemos hablado aquí y aqui). Se une así a otras ofertas de éxito como Hulu, o las ofertas de Amazon y Netflix.

Todas ellas son un éxito y anuncian un camino, al estilo del que ha abierto iTunes, de consumo de contenidos digitales en formas alternativas, que hacen frente a los problemas de una industria que ha tenido problemas para aprender a explotar las posibilidades que la distribución digital le ofrece y que se ha centrado hasta hace poco en buscar culpables y no soluciones.

Uno de los aspectos interesantes de estos modelos será de nuevo buscar las razones para ganar de unos y otros. Al final tendremos casi los mismos contenidos, como siempre, en un número importante de plataformas, y éstas van a competir entre si para captar nuestra atención (y nuestros euros), intentando construir ofertas que por su facilidad de uso, capacidad para descubrirnos nuevos contenidos, fiabilidad o conexión con otros servicios nos seduzcan más que las demás. Las nuevas ofertas nacen “solas”, sin mas productos complementarios que el ser pioneros y tener buenos acuerdos de contenidos. ¿Serán capaces las marcas más reconocidas de contenidos (TV, Productoras) de convencernos de que son el sitio al que ir? ¿Se conformarán con los derechos a percibir de las distintas plataformas? ¿Podrán las operadoras de telecomunicaciones reaccionar y ofrecernos un “plus” gracias a toda la información que tienen de nosotros? Ya, ya, lo fácil es hacer las preguntas, pero no creo que mucha gente tenga hoy las respuestas…. falta que el consumidor reaccione y decida, y ya sabemos todos que es muy suyo, no es fácil acertar con lo que va a querer hacer al final.

Movies@home

Escrito el 4 octubre 2006 por Ricardo Pérez Garrido en Entertainment

What do you need to make films a success, even when they don’t make it to the theatres? Well, a group of people interested in, yes, that simple, watching films. If you can give them a place to gather and exchange information about what they love, you are in good shape. Some tried: the videoclubs where a good place to do that, but then you have the problem of scalability and time (the amount of time your client has to drive to your location compared with other alternative ways in which he can get the same content)
The problem comes when you try to go big, and get revenues from something different that blockbusters. In this case, what you need is an easy, intuitive way to show that community of users what they have decided you will like if you loved, say, Four Weddings and a Funeral. It sounds familiar. Amazon.com does that for books, and it works quite well if you look at their numbers.
But the best at this game has been Netflix, a company that will send you DVD’s to your home via traditional mail, not using broadband internet or anything similar. The business is easy: I will let my customers build upon a powerful recommendation system, which is my key asset. They do a good job promoting titles that are not mainstream
Returning to Amazon, they just opened a new store, this time to sell videos,with TV series an hollywood blockbusters as the stars. As Rayport and Sviokla proposed ages ago (1995), there is a space for digital goods if you find the way to manage information in its value chain being innovative… The examples that inmediatly come to mind are the Netflix of their respective industries. Can Amazon replicate its success with books, or is it too late for them?, and for netflix?: now that we know how to buy stuff online, we don’t care where we do it, its just another sales channel and we will use the brand that connects to us, or the one that gives better service for the price -remember that Wal-Mart is now a partner of Netflix…
In any case, seems that the $1 million that Netflix is offering for the improvement of their search algorithm is oriented to sustain and improve the advantage they have now: now your customer better that the others. In te same arena Apple, Google, Microsoft, Yahoo, all the content producers… A first lesson could be that you only need creativity, a good look at what your customer wants, and some risk to find new business models, even in those industries where the crisis has been officially declared.

User generated content

Escrito el 30 junio 2006 por Ricardo Pérez Garrido en Contenidos / Content, English

Chris Anderson -yes, the one that coined the term Long Tail for the economics of distribution of digital goods- has a short piece on the latest Wired Magazine on User Generated Content, called People Power. One of the issues that he covers is how business models, successfull ones, are using this content created and evaluated by users, to offer a better service to their customers.

Amazon and its user reviews. Netflix, with the same strategy and moving DVDs around. Some of them have been integrated in big internet players (Flickr – Yahoo) or are being pursued by offers of all the big players (YouTube fighting, and wining, Google and Yahoo video services). They have in common a simple technology to allow its users to share. It’s like the traditional problem of the public commons, sort of a prisonner´s dilemma in which the number/effect of free riders is reduced by the altruistic activities of many.

The impact of these activies is something to be observed closely, not as something odd, or that will be forgotten fast, but as a global trend to share ideas, create realities on line that might not be possible in your daily life, and being altruistic in a portion of your life, that can have effects that are unexpected. Just look at what the Linux community has created.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar